Anagrama de DDM Menú
Buscar
perm_identityJose Vicente Salinas

1 de septiembre de 1939: origen de una gran tragedia

1 de septiembre de 1939: origen de una gran tragedia
Tras finalizar la Guerra Civil Española -1 de abril de 1939-, en la cual, Hitler junto a Mussolini, ayudaron a ganar la contienda al general Francisco Franco y en la que sirvió para exponer el potencial bélico alemán en batalla, y así fue. El 1 de septiembre de 1939, la Alemania nazi realizó la invasión de Polonia con una acción militar encaminada a anexionarse el territorio polaco. La operación, conocida como ‘Caso Blanco’ –‘Fall Weiss’ en alemán-, se inició la madrugada del 1 de septiembre y las últimas unidades del ejército polaco se rindieron el 6 de octubre de ese mismo año. Esta maniobra fue el detonante de la Segunda Guerra Mundial en Europa y acabó con la Segunda República Polaca. Hoy hace 79 años del inicio de una de las mayores guerras de la historia. 
J. V. SALINAS

La invasión de Polonia fue la primera de las agresiones bélicas que la Alemania nazi de Hitler emprendería sobre Europa -en marzo de 1939, el ejército alemán ocupaba Checoslovaquia, Bohemia y Moravia sin realizar ninguna baja militar o civil-. El ejército polaco fue fácilmente derrotado al no poder hacer frente a la superioridad de las tropas germanas que estaban usando su famosa técnica llamada blitzkrieg (guerra relámpago), basada en el movimiento rápido de los blindados y la máxima potencia de fuego brutalmente aplicada. No obstante, la caída de Polonia sería acelerada por la posterior invasión por la Unión Soviética en la parte oriental el 17 de septiembre y la ausencia de sus aliados, Reino Unido y Francia. El hundimiento de Polonia significaría el desmoronamiento total de los estándares de vida de sus ciudadanos, especialmente de los polacos judíos, muriendo un veinte por ciento de la población polaca existente durante la ocupación.

Soldados alemanes de la Wehrmacht cruzando el paso fronterizo de Polonia con sus blindados haciendo uso de la Bliztkrieg o Guerra Relámpago.

Plan de invasión alemán

Conforme al plan aprobado por el Estado Mayor, la Wehrmacht se divide en dos grupos de ejércitos: el principal en el sur, comandado por el general Von Rundstedt y un segundo grupo al norte, al mando de Fedor Von Bock (que debía partir de Prusia Oriental y Pomerania). Llevando el mando de toda la Operación y el peso de la responsabilidad, el general Franz Halder. El Grupo de Ejércitos Norte tiene orden de atacar el corredor polaco hacia el este con el IV Ejército, mientras que el III Ejército ataca hacia el este de Polonia desde sus bases en Prusia Oriental. Una vez que los dos ejércitos contactasen, debían moverse en dirección sur, hacia la capital, Varsovia.

Por su parte, el Grupo de Ejércitos del Sur debía atacar desde Silesia y Eslovaquia. El X Ejército -el más fuerte a priori- se dirigiría directamente hacia Varsovia para desorganizar las defensas polacas en el menor tiempo posible, mientras que su flanco izquierdo era protegido por el VIII Ejército y el XIV Ejército hacía lo propio con el flanco derecho. En cuanto el X Ejército llegase a contactar con el Grupo Norte, las tropas se dedicarían a destruir las unidades enemigas que hubiesen quedado atrapadas, dando fin a la campaña. A sugerencia del general Von Bock, los alemanes debian de avanzar por el este de Varsovia durante la segunda fase de la invasión para impedir que los regimientos polacos pudiesen refugiarse en las marismas del río Prípiat, conociéndose como una maniobra de ‘cerco’.

A todo ello se le sumaba una poderosa fuerza aérea que no podía ser igualada por ningún otro país europeo en potencia de ataque o movilidad. Los bombarderos y cazas de la Luftwaffe superaban fácilmente a sus homólogos en servicio con la Fuerza Aérea Polaca. En la Campaña de Polonia se emplearon un total de 1.580 aviones, asignados en el norte a la Luftflotte del General Albert Kesselring con la Fliegerdivision del general Ulrich Grauert, la Lehr-Division de Foerster y el Luftwaffekommando Prusia Oriental del teniente general Wilhelm Wimmer en apoyo de los Ejércitos de Bock. En la parte sur operó la Luftflotte IV de Lohr desde bases en Silesia con la 2ª Fliegerdivision del teniente general Bruno Loerzer y del teniente general Wolfram Freiherr von Richthofen. La principal aviación que se utilizó fueron los Messerschmitt Bf 109E-1, los Junkers Ju 87B-1 ‘Stuka’, donde por primera vez se pudo ver la eficacia de los bombardeos en picado de este avión, los Dornier Do 17Z-2 con base en Heiligenbeil en la Prusia Oriental y los Heinkel He 111.

 

Comentar

Comparte este artículo

Artículos Relacionadosarrow_right_alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad


Responsable: José Vicente Salinas Monedero. Finalidad: Que puedas ralizar un comentario en el artículo. Legitimación: Consentimiento del interesado. Almacenamiento: En nuestro proveedor de servicio ubicado dentro del territorio de la UE. Derechos: En cualquier momento puedes solicitar que modifiquemos o eliminemos tus datos.