Anagrama de DDM Menú
Buscar
perm_identityJose Vicente Salinas

1 de septiembre de 1939: el origen de una gran tragedia (Parte III)

Varsovia tras el asedio nazi.
Alemania inició la ofensiva contra Polonia a las 4:05 de la madrugada del 1 de septiembre de 1939, bombardeando las primeras líneas de defensa polacas y abriendo paso a los convoyes de soldados y artillería para penetrar en el país. El 17 de septiembre, la URRS comenzaba la invasión por la parte oriental, lo que presagiaba la sentencia a muerte de Polonia. Francia e Inglaterra se quedaron pasivas ante la solicitud de apoyo de uno de sus aliados. Alemania asestaba un golpe de autoridad en Europa.
 J. V. SALINAS

Comienza la invasión

El paso fronterizo germano-polaco en la Prusia Oriental, sobre el río Vístula, eran los puentes de Dirschau (actual Tczew), uno carretero y otro ferroviario. Los polacos tenían atenazadas las pilastras con cargas explosivas, que en cualquier momento podían ser detonadas mediante un largo cable tendido por los puentes y luego por el terraplén de la ribera derecha hasta unas casetas junto a la estación, donde estaban los mandos.

Exactamente a las 4:26 horas de la madrugada del 1 de septiembre de 1939, 21 minutos antes del bombardeo de la Westerplatte de Dánzig, el capitán Bruno Dilley, al mando de una escuadrilla de la Luftwaffe compuesta por tres bombarderos Junkers Ju 87 –‘Stuka’-, descargó en picado y luego en vuelo rasante las bombas necesarias para cortar el cable de detonación y así evitar la destrucción de las obras de ingeniería que impedirían el avance desde la estación de Dirschau del convoy blindado lleno de soldados alemanes y piezas de artillería listos para intervenir en la invasión. Sin embargo, en un golpe de efecto, los ingenieros polacos consiguieron empalmar los cabos del detonador y las estructuras finalmente saltaron por los aires a las 6:30 de la mañana.

Desarrollo de la contienda

Tras los primeros bombardeos, Alemania se concentró en tomar la península de Westerplatte, en la Pomerania, siendo por fin conquistada el 7 de septiembre. Seguidamente cayó Wizna, conocida como las Termópilas Polacas, donde una pequeña fuerza de resistencia polaca aguantó durante tres días a tres divisiones alemanas, resultando aniquiladas el 10 de septiembre.

Posteriormente se estaba llevando a cabo el Asedio de Varsovia, punto clave en la toma de Polonia, ya que estamos hablando de la capital del país. El empuje comenzó el 8 de septiembre, dividiéndose en dos batallas. La primera de ellas consistió en un avance motorizado en columna hacia el núcleo de la ciudad, rechazado por las defensas polacas el 24 de septiembre. El segundo intento fue aéreo: la Luftwaffe bombardea Varsovia mientras la Wehrmacht reanuda su embestida motorizada con blindados Panzer. Polonia ante la falta de suministros y efectivos capitula un 28 de septiembre.

Leópolis es asediada un 12 de septiembre por los alemanes, rechazados esta vez con éxito por las defensas polacas, pero incapaces de resistir el avance soviético que se inició el 17 de septiembre por el este, cayendo en manos de los rusos el 22 del mismo mes. Tomaszów Lubelski presenció una batalla campal entre blindados alemanes y polacos, llegándose a enfrentar más de 80 carros, de los cuales, una treintena sucumbió ante la resistencia polaca, asestando un duro golpe a la estrategia germana, pero que acabo cayendo un 26 de septiembre ante la superioridad alemana en una nueva oleada. La fortaleza de Modlin se capitulo un 29 de septiembre tras verse incapacitada por la caída de Varsovia. En Kock se reagrupaban los últimos batallones polacos con el general Kleeberg, huyendo por el sureste del país hacia Rumania, dando Polonia por perdida ante los alemanes y soviéticos un 6 de octubre de 1939. Alemania se anexionaba gran parte de Polonia, con pacto de no agresión con la URRS de Stalin. El próximo objetivo sería Dinamarca y Holanda, y un futuro negro a Francia.

Bajas

Alemania contaba con un total de un millón y medio de efectivos en infantería, 2.750 blindados, 9.000 cañones y más de 2.300 aviones, con un total de 17.000 bajas y 30.000 heridos, de los cuales la mitad no sobrevivieron a las heridas de guerra. Más de un millar de blindados y aviación pereció en combate durante la invasión. En el otro lado, los polacos presentaban un total de 950.000 hombres, 4.300 cañones, 880 tanques y 400 aviones, presenciando casi 70.000 bajas en infantería, 130.000 heridos, más de 700 blindados inhabilitados o destruidos y toda su aviación aniquilada. Claramente, Polonia era inferior en número de efectivos, pero lo más relevante en la invasión y victoria de Alemania fue la Bliztkrieg llevada a cabo por la movilización rápida de los blindados y el nuevo frente abierto por el este por parte de la URRS, dividiendo en dos al ejército polaco.

Comentar

Comparte este artículo

Artículos Relacionadosarrow_right_alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad


Responsable: José Vicente Salinas Monedero. Finalidad: Que puedas ralizar un comentario en el artículo. Legitimación: Consentimiento del interesado. Almacenamiento: En nuestro proveedor de servicio ubicado dentro del territorio de la UE. Derechos: En cualquier momento puedes solicitar que modifiquemos o eliminemos tus datos.